EL SINDICATO ANDALUZ DE TRABAJADORES/AS PIDE LA DIMISIÓN DEL CONCEJAL DE RR.HH. DEL AYUNTAMIENTO DE MARACENA

Desde el Área de Acción Sindical del SAT-Granada pedimos públicamente la inmediata dimisión de Antonio García Leiva, concejal de Recursos Humanos y Contratación del Ayuntamiento de Maracena, por su constante actitud de revanchismo personalista y represalias contra la Asociación de Parados/as de esta localidad. Consideramos que este cargo público es incompetente para gestionar un área contratación laboral con especial repercusión en una localidad como Maracena, con más de 3.000 parados, por las siguientes cuestiones:
1. Por personalismo y espíritu vengativo.
Desde que los parados de Maracena decidieron organizarse, este concejal solo se ha guiado de una obsesión fija: humillarlos y desprestigiarlos públicamente, bien a nivel particular o a través de los medios públicos que el ayuntamiento ha puesto a su disposición.  
2. Por inmadurez política.
Esta forma de gestionar la creación de empleo tan caudillista, insensible e incluso enfrentada con los vecinos más desfavorecidos de su localidad lo convierten en concejal no apto para el nivel de responsabilidad que la Maracena de hoy requiere. Su incapacidad para el diálogo y el consenso la ha demostrado sobradamente en cuantas reuniones ha participado durante o después de la huelga de hambre de los parados de Maracena, con la consiguiente indignación y vuelta a las movilizaciones por parte de estos.
3. Por los claroscuros en su gestión de la contratación.
El concejal García Leiva ha aplicado durante toda la legislatura un sistema de contratación de empleo eventual propio de otras épocas: muy poco transparente y manipulable, en el que ser vecino parado de Maracena no da preferencia a la hora de ser empleado y con un sistema arbitrario en el que la última palabra a la hora de contratar la tiene un técnico o Encargado de cuadrilla que elije en función de la supuesta idoneidad del parado, como en los más rancios ambientes caciquiles de nuestra Andalucía. El SAT ha recibido denuncias anónimas contra este método incluso por parte de trabajadores beneficiados por el mismo durante muchos meses pero que, no obstante, reconocen su grave trasfondo de injusticia.
Por todo ello, el SAT le exige a Antonio García Leiva su inmediata dimisión de este cargo y, si no accediese, le exigiríamos al alcalde de Maracena que lo cese de sus responsabilidades institucionales y retome personalmente el diálogo con la Asociación de Parados/as de su localidad.
Anuncios