Perspectivas tras las primeras jornadas de huelga por el Convenio de la Hostelería de Granada

¡Avancemos en la lucha!

Perspectivas tras las primeras jornadas de huelga por el Convenio de la Hostelería de Granada

Tras las tres jornadas de huelga en el sector, toca hacer balance, retomar energías y pelear aun más por un convenio digno. Desde el SAT, entendemos la continuidad de la lucha sobre dos ejes: firmeza en la defensa del convenio ante la patronal y extensión de la lucha.

Sobre el primer eje, los motivos son rotundos. La patronal quiere blindar legalmente las prácticas abusivas que ya se están dando en las empresas. Aun más, con la eliminación de la ultraactividad, pretende acabar definitivamente con el Convenio Colectivo para aplicar una normativa más restrictiva en derechos y desfavorable para nuestra clase: el Estatuto de los Trabajadores.

Mientras, la realidad social que vivimos sólo daría razones para modificar el Convenio en sentido más favorable a las clases populares, pues son estas las que peor lo están pasando en la situación de “crisis” a la que nos arrastra la burguesía. Además, los datos de los últimos dos años constatan el alza en el crecimiento del sector en la provincia y la total ausencia de crisis para la patronal hostelera.

Respecto al segundo eje, creemos que hay que extender el conflicto en dos sentidos.

Por un lado, no basta con impedir que se legalicen las prácticas abusivas, ¡hay que evitar que esas prácticas se den! Se trata de impedir que aumente la distancia entre centros de primera, y centros de segunda en materia de derechos. De lo contrario, será muy difícil unir al sector para defender un convenio que la mayoría ni conoce. Los sindicatos representativos, UGT y CCOO, tienen la responsabilidad de poner todos sus medios para que los derechos conquistados sean una realidad. Y no hay excusa para seguir amparando las políticas de desmovilización obrera que nos han traído hasta aquí.

Por otro lado, trabajar para extender los lazos de solidaridad con trabajadores y trabajadoras de otros sectores. En general, porque en la unión radica toda la capacidad política de nuestra clase. En particular, porque este conflicto tiene un fuerte componente estructural en la actual coyuntura. Acabar con los convenios sectoriales parece ser una consigna para la patronal. Se trata, por tanto, de salvar una trinchera básica en la defensa de los derechos de clase: los convenios sectoriales.

¡Unid@s y a la lucha, por un convenio digno!            

Sector de la Hostelería- SAT Granada

Anuncios